NO NECESITO REGALOS EN EL DÍA DE LA MADRE

Mi regalo fue sentiros crecer dentro de mi matriz hasta que estuvisteis listos para venir a mis brazos. 

Mi regalo fue atravesar el dolor más intenso para recibiros en mi pecho, ese instante mágico en que baila el llanto con la risa.

Mi regalo es ser vuestro alimento, vuestro refugio, vuestro puerto seguro; ser vuestra diosa de los abrazos sanadores.

Mi regalo es el crecimiento personal que ha supuesto aprender a ser vuestra madre, a acompañar vuestro camino en la vida. 

Mi regalo son las huellas de pequeños dedos dibujados siempre en los cristales; las risas inocentes que salpican cada rincón de la casa.

Mi regalo es el suspiro que se me escapa sin pedir permiso cada noche cuando os beso, ya dormidos, y vuestro olor me inunda y me devuelve la paz tras el trasiego del día.

Mi regalo son los gestos que os descubro y reconozco como propios; y me llenan el pecho de un orgullo absurdo y primario pero incontenible que no comparto con nadie. 

Mi regalo es veros crecer cada día; y ver cómo nace la complicidad y el amor entre vosotros.

Mi regalo es el desorden que a veces invade la casa y me recuerda que estáis aquí, ocupando vuestro espacio en nuestro hogar. 

Mi regalo es el olor a sal en vuestra piel tras una tarde de playa, la serenidad de hundir los pies en la arena y ver cómo el cubo va llenándose de conchas que buscáis cual ávidos exploradores y atesoráis como si quisierais llevaros un pedazo del mar a casa.

Mi regalo son los besos que os dais cuando no sabéis que os miro; y a mí se me derrama la ternura en la sonrisa. 

Mi regalo son las manchas que descubro de repente en mi ropa y me recuerdan que hoy habéis comido macarrones antes de darme un abrazo de despedida.

Mi regalo son las noches de tormenta acurrucada en el desvelo de abrazar vuestro descanso.

Mi regalo es este inmenso privilegio de vivir en primera fila vuestros primeros pasos en la vida. 

Creceréis, dejareis de necesitarme y volareis a ocupar vuestro lugar en el mundo. Y yo os coseré unas alas para que alcancéis vuestro horizonte y me quedaré aquí, con la mirada húmeda echando de menos los días en que las paredes estaban manchadas de pintura y la casa olía a inocencia pura en cada esquina. 

Anuncios

2 comentarios en “NO NECESITO REGALOS EN EL DÍA DE LA MADRE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s